Ibn al-Ḥāǧib, ʿUṯmān ibn ʿUmar (¿1174-1175?-1249)

Vida

El nombre completo de este autor es Ǧamāl al-Dīn Abū ʿAmr ʿUṯmān ibn ʿUmar ibn Abī Bakr ibn Yūnus al-Miṣrī al-Dimašqī al-Mālikī. Nació en la ciudad de Esna, situada en el alto Egipto. Adquirió su apodo popular del trabajo de su padre, que era kurdo, ya que fue chambelán (Ḥāǧib, en árabe) del emir ʻEzz al-Dīn Mūsa al-Ṣalāḥī (s. XII), y este sobrino del sultán Saladino (1138- 1193). Ibn al-Ḥāǧib demostró, desde muy pequeño, gran inclinación hacia el aprendizaje del Corán e ingenio en la ciencia de las lecturas de este texto sagrado y otras ramas de la lengua. Se trasladó a El Cairo para profundizar en las ciencias del Corán y la lengua árabe. Después, viajó a Damasco, donde fue profesor en la mezquita central. Sus libros fueron copiados y distribuidos en muchos países; por todo lo anterior podemos decir que creció y se formó en un ambiente –Egipto y Damasco– muy peculiar dentro del mundo islámico en aquel entonces, pues se cultivaban diversos campos, como ingeniería, medicina, geografía, jurisprudencia, lingüística, y orígenes y fundamentos de la religión. Ibn al-Ḥāǧib fue el gran ulema de los malikíes en su época. En Damasco fue encarcelado con ʻEzz al-Dīn ibn ʻAbd al-Salām –(¿1181-1182?-1262), nacido en Damasco, famoso teólogo y jurista– al estar contra el régimen del gobernador del momento, al-Ṣaliḥ ibn Abī al-Gaish (¿?-1251), pero, más tarde, el emir los dejó salir de la ciudad. Entonces, volvió otra vez a El Cairo para continuar su labor. Finalmente se fue a Alejandría, donde pocos meses después murió el jueves 26 de Shawāl 646 de la Hégira, esto es, el 2 de febrero en el año 1249.

Ibn al-Ḥāǧib cultivó varias disciplinas, como la jurisprudencia islámica y sus orígenes, teología, gramática y sobre todo morfología; de hecho, sus obras fueron el texto con el que se enseñaba en los colegios. Cabe señalar que el apogeo de las gramáticas pedagógicas se alcanzó en el siglo XIII con las obras de nuestro autor y con las de Ibn Mālik (1203-1274), dos grandes maestros cuyos textos llegaron a ser las más conocidas y más utilizadas en el mundo islámico. Ibn al-Ḥāǧib se ganó una reputación como jurisprudente y gramático a la vez. Como gramático, su método general era uno que ya se practicaba desde hacía tiempo. Dominó la materia hasta el punto de poder condensarlo en dos obras muy cortas: Al-Shāfiya (morfología árabe) y al-Kāfiya (sintaxis árabe). Estos dos breves trabajos gozaron de gran fama y fueron el centro de la reputación de Ibn al-Ḥāǧib. Este último libro fue impreso por primera vez en Roma en 1592; desde entonces, se ha impreso muchas veces en Delhi, Calcuta, Taskent, Estambul y El Cairo. En la BVFE nos interesa por el manuscrito catalogado en la BNE como Tratados y apuntes de gramática árabe, de 368 folios en árabe y en castellano, en el que se contienen tres tratados temáticamente diferentes. El primero es un fragmento de una obra gramatical árabe, con su traducción literal al castellano, interlineada. Sigue una versión sin el texto del tratado de verbos, después un folio con notas sobre verbos, y por último un fragmento sobre lo mismo, con su traducción interlineada. El manuscrito no se titulaba así originalmente, sino que, probablemente, se deba a la desconocida persona que compiló los tres tratados en un solo legajo por estar escritos en árabe y traducidos o comentados, en buena parte, en castellano. El título original del libro árabe de nuestro autor sería al-Kāfiyah (La exactitud de la sintaxis). Podemos estar seguros de que los comentarios en castellano no se deben a Ibn al-Ḥāǧib, por dos razones: primero, porque nació y murió en Egipto, y ninguno de los que trataron de su vida y de su obra ha aludido que dominara otros idiomas; en segundo lugar, porque muchas bibliotecas del mundo conservan su producción en árabe –como por ejemplo al-Shāfiyah fī ʻilm al-taṣrīf (Morfología árabe) que trata la inflexión en el idioma árabe; al-Amālī al-Naḥwiyah (Dictados en gramática); al-Muqaddima al-Kāfiyya fī ʿilm al-naḥū (Introducción exacta a la sintaxis) o al-Jāmiʻ bayna al-Ummaḥāt (Complejo de los manuales), entre muchos otros–, sin que contengan los comentarios en español que tiene el manuscrito de la BNE, que debieron hacerse en la Península. Hay que decir, por último, que gran parte de su obra ha sido objeto de ediciones, revisiones e incluso explicaciones por autores árabes.

Obra

Bibliografía

Tarek Shaban Mohammad Salem