García Ayuso, Francisco (1835-1897)

Vida

El orientalista y filólogo español Francisco García Ayuso nació en 1835 en Valverde del Majano, un pequeño pueblo de Segovia. Estudió humanidades en Segovia y en 1859 pasó a Tánger y Tetuán para aprender hebreo y árabe. Mostró desde muy temprano una gran inclinación hacia el estudio de las lenguas, sobre todo los idiomas de Oriente. Por eso, al regresar de África, pasó al seminario de El Escorial, donde perfeccionó su conocimiento del latín gracias a las enseñanzas del profesor alemán J. Braun, quien le enseñó francés, inglés, alemán, griego y hebreo. A continuación, fue profesor de hebreo, francés y alemán del seminario de Ávila, y en 1868 se trasladó a Múnich, donde completó sus conocimientos filológicos, llegando a dominar el siriaco, el etíope, el turco, el árabe, el persa, el sánscrito y el zenda (avéstico). En dicha ciudad fue discípulo de M. S. Müller en árabe, de Carl Hermann Ethé (1844–1917) en hebreo, siriaco y etíope, y, sobre todo, del iranólogo Martin Haug (1827–1876), con quien estudió además sánscrito. Cabe señalar que los cambios que se estaban produciendo en la Filología, generados principalmente a partir del descubrimiento del sánscrito, llegaban a España de forma lenta; la oposición de los krausistas, que en esa época dominaban la Facultad de Filosofía y Letras de Madrid, impidió que García Ayuso accediera a la cátedra de Sánscrito, para la que era el candidato perfecto, quedando convertida esta en un objeto de decoración, y, por tanto, alejando todavía más en el tiempo la incorporación de España a las nuevas corrientes lingüísticas. Obtuvo la cátedra de alemán en el Instituto de San Isidro, y elegido miembro numerario de la Real Academia Española en 1893, tomó posesión del sillón U al año siguiente. Durante los años finales antes de su muerte, en 1897, García Ayuso abrió una academia de lenguas en Madrid en la que daba clases de francés, italiano, portugués, alemán, español para extranjeros, griego, latín, sánscrito, avéstico, persa, gramática comparada, árabe, hebreo, sirio, etíope, acadio y dialecto marroquí, según anunciaba en su programa de propaganda.

García Ayuso fue, probablemente, el mayor experto español en lenguas semíticas del siglo XIX. Gran conocedor de la lengua sánscrita y de las teorías comparatistas instaladas ya en el centro de Europa, en donde él se había formado, no pudo transmitir las nuevas tesis filológicas en España. El descubrimiento por parte de los europeos del sánscrito fue uno de los grandes impulsos para la creación de la nueva ciencia filológica, que permitió acceder al conocimiento de las obras de los antiguos gramáticos indios; y, al mismo tiempo, hizo posible la comparación del sánscrito con las lenguas europeas. En la Revista de España, nuestro autor publicó una serie de estudios sobre Oriente (1872-1874), así como en la Revista de la Universidad de Madrid (1874-1876). García Ayuso era la persona que más sabía en España sobre la lengua de la antigua India: al respecto, tradujo libros de muy distintos temas, desde poetas indios o estudios históricos, y preparó varias gramáticas y corpus de textos de los idiomas que enseñaba. Fruto de su extensísima cultura son sus numerosas obras, tan apreciadas en España como en el extranjero. Las fuentes disponibles que traslucen la bibliografía de García Ayuso son muy reducidas, ya que no van mucho más allá de sus libros. Fuera del ámbito de la Filología, nuestro autor posee una vasta producción en diferentes campos como geografía y filosofía que abarca muchos países de Asia y África. Francisco García Ayuso es considerado el primer indoeuropeísta español y dejó incompletos numerosos proyectos que tenía en perspectiva, de manera que al morir estaba ocupado en la redacción de un diccionario etimológico español.

Obra

Bibliografía

Tarek Shaban Mohammad Salem